José C. Paz: Abusó a su hijastra durante 5 años y ahora sube selfies desde la cárcel

Marcelo Gabriel Martín cumple una condena de 13 años, desde 2016, en la Unidad Penal N° 28 de Magdalena. Está preso por abusar de su hijastra sistemáticamente durante 5 años a Oriana (hoy de 17 años), la hija de su pareja. De los 9 a los 13 años. Él era techista, y, cuando vivían en General Las Heras, Los días de lluvia no trabajaba y Oriana faltaba al colegio que quedaba a 20 cuadras. Eran los días que más abusaba de ella. En el poco tiempo que vivieron en un departamento que alquilaron en José C. Paz, luego de una separación con Ana, la madre de Oriana, sucedió un episodio que la mujer aún recuerda con angustia: luego de violarla, él le alcanzó una toalla y le dijo: “Cerrá las piernas, ¿no ves que estas chorreando?”. Tiempo después, la menor contó la anécdota en cámara Gesell y Ana recordó que ese día llegó a su casa y la retó a Oriana luego de encontrar la toalla manchada con sangre. 

El violador hoy sube selfies a su cuenta de Facebook desde el penal donde está detenido por abuso sexual simple en concurso real con acceso carnal reiterado, agravado por la convivencia con una menor. Oriana no tiene una buena relación con su madre en la actualidad: sufre depresión, se encierra en su cuart, se tapa hasta la cabeza aunque haga calor y culpa a su madre de ser la responsable de los abusos que recibió durante 5 de sus años de la niñez por parte de su padrastro. 

Los abusos comenzaron cuando Oriana dormía en la parte de arriba de una cama marinera. Abajo dormía Wanda, una de las dos hijas biológicas del abusador que tenía la misma edad que Oriana. Martín la abusaba con acceso carnal y en varias oportunidades la obligó a que le practicara sexo oral. Según consta en expediente judicial consultado por Infobae: “Le pasaba su miembro en la cara”. El pretexto del abusador para meterse en la cama de la menor era para hacerle masajes. 

La situación salió a la luz cuando Oriana comenzó a irle mal en el colegio, bajó las notas y repitió 4to grado. “Un día me llamaron para decirme que tenía alucinaciones desde el colegio. Que Ooriana veía a una persona encapuchada y con las manos grandes. Desde el el colegio la mandaron a una psicóloga que que no pudo describir lo que le pasaba”, contó Ana. 

Cuando Ana descubrió el monstruo que había detrás de ese padre “protector” que tenía como pareja, decidió hacer la denuncia en la Comisaría. Era viernes, así que el comisario le recomendó hacer la denuncia el lunes para para que la la causa caga en una fiscalía más conveniente. Regresó a su casa y disimuló todo el fin de semana. El lunes volvió por la mañana y realizó la denuncia.

El 19 de septiembre de 2014 detuvieron a Marcelo Martín, que se negó a declarar. le fueron negados todos los pedidos de de encarcelación y llegó al juicio, que se realizó los días 16, 17 y 18 en el Tribunal Oral N°5 de San Martín, detenido.

Como le negaron todos los pedidos de excarcelación, estuvo preso hasta la realización del juicio, que se llevó a cabo los días 16, 17 y 18 de mayo de 2016 en el Tribunal Oral N° 5 de San Martín. El acusado negó todo e intentó echarle la culpa al papá de Oriana, a quien hacía tiempo la nena no veía. Pero las pruebas eran contundentes y los jueces lo sentenciaron. Ana cumplió la promesa de llegar a la condena, logrando así algo de alivio para la familia.

Según el Servicio Penitenciario Bonaerense, en los primeros tres meses del 2018 se incautaron 6.321 teléfonos celulares en distintos allanamientos a penales de la provincia, mientras que el total secuestrado el año pasado asciende a 26.704.  

En marzo, una requisa general sorpresiva realizada de madrugada en la Unidad Penitenciaria nº 28 de Magdalena, dejó como resultado el secuestro de gran cantidad de armas blancas, celulares y drogas. El total de teléfonos incautados en el penal fue de 44.

 

Martín fue condenado a 13 años de prisión por abuso sexual

Martín fue condenado a 13 años de prisión por abuso sexual
 

El 12 de septiembre de 2014 Oriana contó todo

El 12 de septiembre de 2014 Oriana contó todo
 
 
José C. Paz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.